“No hay una bola mágica para el éxito de una empresa, tu equipo puede lograrlo o no”, dice el emprendedor Bernd Schoner.

Schoner, que tiene un doctorado de MIT y fue co-fundador de la startup ThingMagic, vendió su empresa a Trimble Navigation en el 2010.

ThingMagic tenía un equipo original de cinco co-fundadores. Pero para cuando la empresa fue vendida, Schoner dice que sólo quedaban dos, lo que lo llevó a meditar sobre las dinámicas de equipo.

“Hay ciertos roles que la gente asume en una compañía tecnológica o startup que tienen sentido y pienso que si tienes cuidado con eso entonces tu probabilidades aumentarán”, dice Schoner.

Algunas empresas empiezan con uno o dos empleados. Hay seis tipos de personalidades clave para tener un buen equipo. Aquí está la receta para una alineación de ensueño según Schoner:

1. “El genio prima donna”
Es comúnmente aceptado que en una startup tecnológica tengas a alguien que sepa de tecnología. Quieres tener a alguien que sea capaz de guiar la agenda técnica del equipo.

2. “El líder” 
Típicamente es el CEO. Es importante tener a una persona que tome las decisiones. Para los equipos grandes puede ser un poco difícil si hay cinco opiniones y todas tienen el mismo peso. La democracia es buena pero no en una startup. El líder o CEO no siempre tiene la razón, pero si él o ella es una figura importante que los otros puedan admirar, entonces es algo bueno.

3. “Veterano de la industria”
Esta persona frecuentemente falta en las statups de gente joven pero es importante tener a alguien en el equipo que tenga experiencia. Alguien que conozca la industria puede tener gran valor. No sólo escogen lo que está de moda o es nuevo, sino que tienen la suficiente experiencia como para entender lo que se necesita en una industria en particular.

4. “El animal de las ventas”
Esta es una persona que no solamente conoce de tecnología, sino que sabe cómo vendérselo al cliente. Los tecnólogos jóvenes pierden el valor de tener a un experto en ventas a bordo. Cuando queremos tener a alguien que pague dinero, no tiene que ver con la tecnología, sino sobre el valor que podamos darle al cliente.

Categorías: Befective OKR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *